El relato de Kenneth Arnold

0
254

El propio Kennet Arnold relató los por menores de su espectacular avistamiento en el curso del Internacional UFO Congress, que se reunió en Chicago durante los días 24 al 26 de junio de 1977 para conmemorar, precisamente,  los treinta años del suceso. El informe procede del Investigador español Antonio Ribera, que asistió  a las reuniones del mencionado congreso.

“Yo era por entonces uno de los fundadores de la Asociación de Pilotos de Búsqueda y rescate de Idaho –contó Arnold-. En aquella fecha (24 de junio) tenía en mi haber unas cuatro mil horas de vuelo sobre las montañas, en misiones de búsqueda y rescate.

“El motivo de que entonces me encontrara volando muy cerca del monte Rainier era el hecho de que aproximadamente un mes y medio antes un avión de transporte C-46 del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos se había estrellado en la ladera suroeste de dicho monte. Se suponía que los 32 marinos que transportaba habían perecido, y los familiares de los mismos habían ofrecido una recompensa de cinco mil dólares para quien consiguiera localizar el avión siniestrado y facilitara asi la recuperación de los cadáveres.

“Despegué de Chehalis alrededor de las tres de la tarde; era un día hermosísimo y no había ni una sola nube en el cielo.

”Me aproximé al monte Rainier violando a 11.000 pies (3.350 metros)… Mientras efectuaba un giro de 180 grados y volaba directamente hacia el Monte Rainier, un tremendo destello apareció en el cielo. Iluminó toda la avioneta, incluso la cabina, y me asusté. Pensé que había estado a punto de chocar con un avión que no había visto.

“Vi una hilera de extrañas aeronaves”

“Aquel brillantísimo destello, así tan potente como una luz de arco, procedía de un grupo de objetos que estaban a lo lejos, hacia el norte del monte Rainier y en la zona del monte Bajker, que está casi en línea con el monte Rainier y el Monte Adams. Vi una hilera de extrañas aeronaves que se aproximaban al monte Rainier con gran rapidez… Creo recordar que por aquel entonces describí su formación comparándola con la cola de una cometa china. Parecían volar en formación escalonada. No obstante, al mirar los objetos que se destacaban sobre el cielo y sobre la nieve del monte Rainier según se aproximaban, no conseguí discernir colas en ellos, y lo cierto es que yo nunca había visto un avión sin cola.

“Aquellos objetos eran de un tamaño considerable, y conté hasta nueve. ..Los brillantes destellos que surgían de su superficie, y que yo al principio supuse que eran reflejos del sol, eran pulsantes, y al propio tiempo los aparatos se balanceaban; parecían volar tan fácilmente de lado como en posición plana…Los objetos parecieron ascender un poco mientras seguían el rumbo de 170 grados, y comprendí que estaba a nivel con ellos porque ambos estábamos en el horizonte. Mi altímetro señalaba algo más de 9.200 pies (2.800 metros), lo cual quiere decir que ellos volaban a esta altitud, poco más o menos. Calculé que su diámetro era de unos 30 metros y, por supuesto, me sorprendió mucho que no tuvieran cola, pero pude ver muy bien su imagen sobre la nieve.

Unas maniobras increíbles

“Cuando despedían aquel destello parecían ser completamente redondos. Cuando se me mostraban de lado a de plano, se veían muy delgados y en realidad desaparecían de mi vista tras una aguda proyección del monte Rainier sobre el ventisquero. Pero como yo conocía aproximadamente mi situación en relación con la montaña, sabía por dónde habían pasado. Pensé que mi cálculo de la distancia y mi cronometraje me permitirían calcular, dentro de un margen razonable, su velocidad y por entonces ya estaba seguro de que aquella extraña formación de aparatos volaba a más de mil millas por hora(más de 1.600 km por hora).
“Entonces, cuando terminaron de sobrevolar Goat Ridger, el segundo a partir del final pareció volver su parte superior hacia mí. Creo que esta es la expresión más adecuada, y entonces pude ver que el objeto no era redondo. A juzgar por las maniobras que efectuaban, pensé que si hubiese seres humanos en ellos, hubieran quedado hechos picadillos al primer viraje, porque aquellos aparatos volaban muy deprisa y de una manera muy caprichosa; por el modo como cambiaban de dirección casi instantáneamente, la fuerza centrífuga debía ser terrorífica.

Los platillos volantes

La descripción de Kennet Arnold es mucho más extensa, pero es necesario reproducirla toda. La difusión que la prensa dio a la noticia despertó el interés mundial por los OVNIs. Y fue precisamente un periodista, Bill Bequette, de la United Press, quien puso en circulación el término “platillo volante”, al interpretar la respuesta que el protagonista del suceso concedió a una de sus preguntas: “Volaban de una manera caprichosa –respondió Arnold- , como cuando usted lanza un platillo sobre el agua, que va rebotando sobre ella…”

En realidad, el término había sido utilizado ya con mucha anterioridad, nada menos que en 1878. El 24 de enero del mismo año un agricultor llamado John Martin, que vivía cerca de Deniso (Texas), levantó la mirada y vio un objeto circular ene l cielo. Martin dijo que el objeto se hallaba a gran altura y se movía a una velocidad “maravillosa” (sic), y que la única manera como podría describirlo era comparándolo con un gran platillo que flotase en el aire. Su relato se publicó al día siguiente en el Denison Daily News, pero no pasó de ahí, por lo que Kennet Arnold no podía de ninguna manera conocer el vocablo con que el agricultor había descrito su avistamiento. Fue en efecto el periodista Bequette, ya mencionado, quien difundió el término en 1947. Los telegramas de agencia con la noticia se publicaron en más de 150 periódicos de los Estados Unidos, Y antes de trascurrido un mes, las noticias sobres observaciones de objetos semejantes proliferaron por los cinco continentes.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Ingrese su nombre aquí