Editorial mediados de Octubre

0
130

Lo hemos comentado en el programa de radio. Vivir este siglo XXI es tan incoherente como increíble. A pasos agigantados de ingresar con la inteligencia artificial, vivimos una guerra bacteriológica, una guerra polarizada en sociedades que hablan sin saber; una guerra absurda de un capitalismo acentuado, ciego a toda posibilidad humana; en el sálvese quien pueda, las instituciones, la gente del común sin conversación, continua en una sordera clara, sin tener claro para donde vamos.

El momento nos invita a escribir. Nos invita a compartir lo que estamos viviendo como localidad, como región en la Provincia de Córdoba, aquí en Argentina.
País que aun no sale de algunas fases COVID 19 en algunas provincias, provocando incertidumbre en el día a día, a la espera se tome la decisión desde la presidencia de la nación, iniciar con el turismo, industria propia del lugar y por supuesto modo de trabajo para el mismo país.
En el mientras tanto, el fuego rodea nuestra casa.
Llevamos un poco mas de un mes de incendios provocados o no, generando familias damnificadas, como bosques en situaciones criticas.
Anoche mientras hacíamos el programa de radio, comentamos con un amigo de la casa Alejandro Demartini lo beneficioso de tener un satelites ofreciendo fotografías con algunas horas de diferencia, dibujando los focos de incendio en el planeta.
Y en ese mismo momento aparece un foco importante en la zona de Cruz Chica con probabilidad de evacuados en el mismo momento. Son pocos kilómetros que nos separan de este lugar. Se comenta que ha sido provocado. Y ya se queda la incertidumbre de lo que sigue en la noche a la madrugada.
Es así que en este mismo momento el fuego ya se acerca a Capilla del Monte, avanzando desde la noche sin dar tregua a los bomberos.
Como explicar lo que se siente. Definitivamente solo se siente y se tiene una observación permanente por lo que haya que hacer en caso mas crítico. Ya es critica la situación.
En estos mas de 30 años hemos vivido de cerca lo que significan los incendios. El fuego no tiene mas que una ruta después de que aparece. La geografía del lugar no es muy fácil de tratar cuando de este fenómeno de la naturaleza aparece. Lo que si es significativo es que cada año se hacen mas intensivos, tanto en la cantidad en numero de incendios como en la cantidad de hectáreas afectadas.
Estas situaciones en el conjunto de realidades que se viven con un año realmente atípico, provocan definitivamente mas que reflexiones en un mundo confundido y tan incoherente para los tiempos que hemos de vivir.

La brecha es tan exacta y tan letal que alcanza lugares demenciales de haceres que nos alejan como seres humanos.
Pareciera que situaciones límites extremas, urgentes, situaciones críticas que nos tocan, nos invita a sentirnos más cerca. Solo que cuando pasa la tormenta, cuando pasa el fuego, todo sigue igual.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario!
Ingrese su nombre aquí