Niños Indigo

LOS NIÑOS AZULES, MAESTROS DEL NUEVO MILENIO

Estos niños están surgiendo entre nosotros de forma masiva y constituyen un fenómeno común a todas las culturas, etnias o países. Se trata de seres mas espirituales y poseen una inteligencia superior. Entre los que estudian estas características no faltan quienes creen que representan un  profundo cambio evolutivo de la humanidad actual, basado en la introducción de una nueva frecuencia energética en el mundo.

La frecuencia vibracional que les caracteriza, manifestada  a través del color azul-índigo del aura o campo energético que rodea su cuerpo, tonalidad que les da el nombre de. índigo. Su presencia entre nosotros propiciaría un incremento vibracional global, fomentando una serie de cambios evolutivos, cuya finalidad seria elevar el nivel espiritual de la humanidad.

El niño índigo esta mostrando una serie de nuevos atributos psicológicos y unos patrones de comportamiento que no han sido documentados hasta ahora y la omisión de su análisis podría crear un desequilibrio potencial y gran frustración en la mente de estos pequeños.

Entre dicho patrones de comportamiento adquieren especial relevancia su gran dificultad para aceptar la autoridad y las ordenes impuestas sin explicación, un sentimiento  de frustración frente a sistemas rutinarios o rituales que no requieren creatividad, inconformismo y rebeldía ante dichos sistemas y falta de respuesta ante la imposición de la disciplina. Parecen niños antisociales, sobre todo en la escuela , a no ser que se encuentren  con otros que posean el mismo nivel conciencia que ellos, con quienes comparten una especial afinidad, debida quizás, al vinculo que supone tener una frecuencia vibracional idéntica.

COMO IDENTIFICARLOS

Uno de los puntos que puede indicarnos que estamos ante un niño índigo es su hiperactividad, tanto física como mental, que se refleja en ciertos problemas de adaptación a los centros educativos, lo que supone un quebradero de cabeza para los docentes, ya que su comportamiento representa una verdadera revolución en las aulas. De hecho, existen muchos casos en los cuales los niños que poseían la frecuencia índigo han sido diagnosticados erróneamente con el Síndrome de Desordenes de la Atención

(ADHD) Y (DHD)

Estos niños suelen tener un desarrollo físico mas acelerado que la media y presentan, en líneas generales, una figura delgada y esbelta. A veces muestran una preferencia hacia la alimentación sana y naturista, con una tendencia asociada a evitar los excesos en la ingestión de comidas. Suelen dormir pocas horas y  poseen  un sistema inmunológico bien dotado y fuerte, lo que se traduce en que apenas padecen enfermedades.

En el transcurso de las investigaciones se ha llegado a la conclusión de que, desde el punto de vista del estudio de su personalidad existen básicamente  cuatro tipo de niños índigo y ha establecido unos propósitos concretos para cada uno de ellos.

El primer tipo en dicha clasificación seria el índigo humanista, Estos son muy sociables y poseen un don especial para relacionarse con los adultos y los demás niños. A pesar de que les encanta la lectura, son hiperactivos y tienen unas ideas muy claras de lo que quieren presentan una tendencia al trabajo con las masas, como políticos, abogados, médicos, comerciantes, etc.

El segundo tipo seria el indigo conceptual, que muestra un claro interes por realizar proyectos mas que por relaciones sociales y la comunicación, suelen tener un fuerte personalidad que se expresa en su búsqueda de control sobre las personas que estan a su alrrededor, especialmente sus padres. La Dra. Tappe advierte que los progenitores deberán observar especialmente a los niños de este tipo en particular, ya que suelen presentar tendencias adictivas, por lo que cabe la posibilidad de que, durante la adolescencia, tengan riesgo mayor de problemas con las drogas. Por lo demás estarán destinados a realizar grandes proyectos dentro del diseño, la arquitectura, la ingenieria o las profesiones militares.

El tercer tipo de indigo es el artista. Ademas de poseer una inclinación especial por el mundo de la estética, se trata de personalidades creativas a todos los niveles. Tienen muchos y variadas inquietudes y les gusta investigar y experimentar por si mismo, por lo que les encantara dedicarse a múltiples actividades al mismo tiempo. Sus aptitudes les llevaran a ser actores, músicos o excelentes investigadores en cualquier campo que elijan; es decir a destacar en aquello que comporte una fuerte demanda de creatividad.

El Cuarto tipo de índigo es el  interdimencional. Estos son muy seguros de si mismo. No encajan en ninguno de los tipos anteriores y, aunque puedan resultar algo fanfarrones, tienen ideas propias muy definidas que proyectara su futuro hacia el campo de la filosofía y la religión.

Los índigo también han sido denominados niños de las estrellas, por parte de algunos autores que hablan del presunto origen cósmico.Pero, sea cual fuere su origen, la verdad es que parecen tener ciertas capacidades extraordinarias que en ocasiones se traducen en una hipersensibilidades visuales, auditivas y táctil. Una de ellas es la de ver mas allá del espectro luminoso perceptible, captando las energías de seres etéreos que supuestamente estarían a nuestro alrededor y a quienes ellos denominan “ángeles” o “amigos invisibles”

Pero su habilidad innata para la sanación es posiblemente lo mas deslumbrante, aunque en la mayoría de casos la utilizan de una manera inconsciente. Algunos educadores e investigadores, como la profesora Debra Hegerle, han comunicado experiencias extraordinarias dignas de un relato de ciencia-ficción. Como espectadores privilegiados observaron como algunos de estos niños de manera innata formaban un grupo alrededor de otro que padecía alguna dolencia. Acto seguido, la energía del improvisado grupo de apoyo se mezclaba con la del enfermo para ayudarle a superar esta situación, con resultados asombrosos.

He querido incluir en este espacio dedicado a los niños, una síntesis de la nota publicada en la rev. “Año Cero” que dirige en España mi entrañable amigo Enrique De Vicente, como una forma de certificar la maravillosa realidad que he descubierto hace tiempo observando detenidamente el comportamiento de esos niños “mágicos” que hoy la ciencia  llama niños índigo y quieren que les cuente un secreto?, lo hago por puro egoísmo personal ya que estoy absolutamente convencido que estos niños cósmicos serán los que salven a nuestra humanidad de las realidades que nos angustian por estas horas. Finalmente un mensaje para las mamas y papas: amen y protejan a estos niños, pero fundamentalmente acéptenlos tal cual como son porque son diferentes ya que según los estudios, nunca antes había encarnado en este planeta.

Jorge Suárez